Saltar al contenido

Mojito

Encontra el trago que buscas

En mojito.gratis encontra TODO para preparar el MEJOR MOJITO DEL MUNDO

Tipos de mojitos

Porque se le dice mojito

El nombre de este trago de clase mundial proviene de la españolización de “Mojo”, un término inglés que significa mezcla.

Ingredientes para Cómo hacer un mojito perfecto

  • 2  cucharaditas de azúcar blanco
  • 8 hojas de hierbabuena (2 ramitas de menta)
  • 30 ml de zumo de lima
  • 60 ml. de ron cubano (hemos empleado Havana Club Añejo 3 Años)
  • 1/2 lima en rodajas o cuartos
  • 120 ml. de Soda (Agua con gas con sifón)
  • Hielo picado o pilé
  • Unas gotas de angostura (opcional)

El mojito cubano original se prepara con hierbabuena, pero actualmente en multitud de lugares se hace con menta. Y es que la hierbabuena es al fin y al cabo una variedad de menta, así que podéis utilizar la que más os guste.

Cómo preparar un auténtico mojito.

Este cóctel tan famoso a nivel mundial hace patria de Cuba, el país que lo vio nacer. El mojito es uno de las bebidas más populares en la coctelería y desde su invención han surgido numerosas versiones que varían del original. Pero para disfrutar realmente del sabor de este cóctel de rechupete, es necesario saber paso a paso como se prepara, que ingredientes lleva y sobre todo esos pequeños consejos que nos dará el cubano Johan Mallol para preparar un mojito a la perfección, la energía y la pasión que viene directamente desde La Habana.

Este cóctel tan famoso a nivel mundial hace patria de Cuba, el país que lo vio nacer. El mojito es uno de las bebidas más populares en la coctelería y desde su invención han surgido numerosas versiones que varían del original. Pero para disfrutar realmente del sabor de este cóctel de rechupete, es necesario saber paso a paso como se prepara, que ingredientes lleva y sobre todo esos pequeños consejos que nos dará el cubano Johan Mallol para preparar un mojito a la perfección, la energía y la pasión que viene directamente desde La Habana.

El mojito no suele considerarse como un cóctel clásico pero eso no lo hace menos importante y de hecho es quizás de los famosos debido a su popularidad, podemos decir que rivaliza directamente con la caipirinha, la sangria, el daiquiri y el pisco sour. Cuba es sin duda alguna la cuna del mojito, a pesar de que el origen exacto de este cóctel clásico es siempre objeto de debate. Una de las historias cuentan que el mojito se remonta al siglo XVI, se cree que sus raíces se remontan incluso al año 1586, cuando un grupo de piratas lo llamaban “El Draque“, en honor al pirata inglés y comerciante de esclavos Francis Drake.

Sea cual fuere el origen de su nombre, el mojito se hacía con tafia, un predecesor primitivo del ron, un aguardiente de caña, usando los otros ingredientes para disimular su gusto áspero. No hay duda de que la bebida mejoró sustancialmente durante el siglo XIX, con la introducción de alambiques de cobre y el proceso de añejamiento que desembocó en la forma moderna del ron.

Este cóctel se dio a conocer como una bebida con ‘un poco de mojo’, donde el añadido eran los trozos de lima, de forma coloquial le quedó el nombre de mojito. Para preparar un mojito perfecto se van a necesitar 6 ingredientes fundamentales: ron de calidad, hierbabuena, lima fresca, azúcar blanca, hielo y soda. Sin ellos, sería imposible lograr un verdadero mojito. Os dejo con el paso a paso para preparar un mojito en condiciones, nada de barreño extraños de fiestas universitarias o cumpleaños desmedido, un cóctel fácil de entender, con un buen equilibro entre ácido, dulce y aromático, perfecto para celebrar y refrescar. 

Preparación de un mojito

Un mojito tamaño ‘estándar’ pero, eso sí, ¡totalmente irresistible! Lo tendrás listo en sólo cinco pasos, prepáralo con amor y cuidado para disfrutar realmente de una experiencia cubana.

  1. Gran parte del secreto de un mojito es la hierbabuena o menta (la hierbabuena es un tipo de menta), aunque me gusta más el sabor y aroma que le da la hierbabuena. Durante la maceración ten cuidado y no destruyas las hojas, la idea es que se desprendan sus aromas y sus esencias.
  2. Ponemos azúcar al fondo del vaso. El vaso debe ser de cristal, tipo Collins o tipo Fizz (como el de la foto). Los mojitos se elaboran directamente sobre el vaso, sin necesidad de coctelera. Vertemos el zumo de la lima y con la mano de mortero o con una cuchara de bar, diluimos el zumo con el azúcar.
  3. Damos unos pequeños golpecitos a las hojas de menta para que liberen su aroma y las majamos un poco con una mano de mortero, apretándolas contra el azúcar en el fondo. No deben quedar totalmente rotas y machacadas, porque entonces el mojito resulta desagradable de beber.
  4. Añadimos los trozos de lima en el fondo del mojito y le damos unos toques de mortero para que libere un poco su zumo. Estos trozos de lima le darán un toque más ácido y aún más aromático, pero se debe ser cuidadoso ya que para muchos puede ser demasiado ácido.
  5. Vertemos el ron y llenamos el vaso con hielo picado. Utilizar abundante hielo picado es la mejor opción pues el hielo ocupa mayores dimensiones en el vaso y lo hace más fresco. Rellenamos el cóctel con soda hasta completar, unas gotas de angostura (opcionales) y removemos con suavidad. Nunca agregues bitter, ni ginger ale, limonada o tónica a la preparación, no estropees el mojito (sino tuvieses mejor que vaya sin soda). La soda enfriará el mojito más rápidamente.

Decoramos con una rama de hierbabuena o menta, una rodaja de lima y servimos con una pajita. Recordad que la receta del mojito pertenece a la gloriosa escuela “el que admita” o el “tú ya lo verás” de las madres, aunque aquí tenéis la base desde la que comenzar.  ¡A disfrutar con prudencia!

Trucos para hacer mojito

Suben las temperaturas en los termómetros y el cuerpo nos pide bebidas fresquitas para combatir el calor. El mojito se erige como el rey de los cócteles del verano, por eso, te damos trucos para hacer un mojito perfecto.

Hierbabuena

¿Hierbabuena o menta?

El mojito cubano auténtico se prepara con hierbabuena, pero lo cierto es que también puede prepararse con menta, es una “licencia” permitida y bastante extendida.

Ingredientes

Ingredientes

Los ingredientes básicos para preparar un mojito son ron blanco, sifón, soda o agua con gas, azúcar blanco, hierbabuena, lima y hielo picado.

Tipo de ron

Tipo de ron

El mojito siempre se debe preparar con ron blanco, tipo Havana Club 3 o Bacardi. Estos dos son los más adecuados para que el sabor del mojito sea óptimo.

Tipo de vaso

Tipo de vaso

El tipo de vaso también influye para tomarse un mojito perfecto. Lo ideal es que sea un vaso alto y ancho.

Hojas de hierbabuena

Hojas de hierbabuena

Es importante no romper las hojas de hierbabuena, porque no hay nada más incómodo que intentar beber mientras trocitos de hojas se te meten en la boca. Por eso, las hojas de hierbabuena se echan enteras.

¿Azúcar blanco o moreno?

¿Azúcar blanco o moreno?

Lo cierto es que todos hemos visto mojitos preparados con azúcar moreno, pero en la receta tradicional del mojito cubano se utiliza azúcar blanco.

Preparación

Preparación

Lo primero que debemos echar en el vaso son las hojas de hierbabuena enteras, la lima cortada en dados y el azúcar. Con una cuchara de madera o un mortero machacamos para mezclar los ingredientes, pero sin llegar a romper las hojas. Después se añade el hielo picado, hasta la mitad más o menos del vaso y después se echa el ron, el doble de la cantidad de ron de agua con gas o soda, mezclamos para que las hojas de hierbabuena suban y se cubre con hielo hasta el borde.

sobre el hielo

Sobre el hielo

Antes hemos explicado cómo hacerlo si recurrimos al hielo picado, pero lo cierto es que en Cuba se suele utilizar cubitos de hielo, ya que el hielo picado se derrite antes. Si vamos a optar por cubitos de hielo, debemos añadirlos una vez que hayamos echado el ron y el agua con gas.

Decoración

Decoración

Por último, para decorar, ponemos una ramita de hierbabuena, también se puede poner una rodaja de lima. Se sirve con pajita y… ¡a disfrutar!

El mojito se prepara con lima o limón

El mojito original es con lima pero en todo el mundo generalmente se lo usa con limón

Consejos para que no salga amargo el mojito

Los 10 errores que amargan tu mojito

Ponerle demasiado azúcar

El mojito se elabora en vaso, preferiblemente de cristal mediano y del tipo que los expertos en cócteles llaman ‘long drink’, y el azúcar es el primer componente que debemos colocar. Pero ¡atención con las cantidades! “El mojito no es un cóctel dulzón, es un combinado refrescante un punto agrio”, apunta el bartender Darío Morvillo.

Por ello no debemos excedernos con el azúcar o conseguiremos el efecto contrario y nos dará sed. Pero tampoco hay que quedarse corto porque “hay que darle un toque dulce sin que llegue a ser empalagoso, y tampoco ha de ser excesivamente seco”, apunta el experto bartender. En general, no hay que superar las 2 o 3 cucharaditas. Morvillo apuesta por el azúcar blanco, pero De las Muelas apunta que si puede ser de caña, mejor. Al gusto, pero que sea bueno.

Colocar la lima antes que el azúcar

Una vez tenemos el azúcar, hemos de añadir la lima. Es un error muy común hacerlo al revés, aunque el resultado no es igual de bueno. Según explica Morvillo, empezar con el azúcar facilita más la mezcla, “el jugo de la lima se funde con el azúcar y se va diluyendo”.

“Hemos de cortar en dos la lima y añadir tan solo la mitad, con la punta de la extremidad cortada”

Hemos de cortar en dos la lima y añadir tan solo la mitad, con la punta de la extremidad cortada. Si tenemos tiempo sacamos el centro blanco de la lima que aporta un poco de amargor. Después la cortamos en cuatro trozos, la añadimos al vaso y la exprimimos con la ayuda de una mano de mortero para que se funda con el azúcar.

Que la menta no sea fresca y que la machaquemos fuertemente

La menta o la hierbabuena que utilicemos ha de ser fresca, nunca debe de estar oxidada. Javier de las Muelas, uno de los mejores barman del mundo, fundador de la mítica coctelería Dry Martini, aconseja incluso arrancarla de un jardincito si es posible. “Si no está fresca nos puede dejar un gusto rancio en el cóctel”. Tomamos de 5 a 7 hojas, dependiendo del tamaño, les damos un golpecito con las manos para que desprendan el olor y las introducimos en el vaso.

Morvillo prefiere no machacarlas porque podrían amargar. Al público que observa su demostración durante un taller de mojitos en el restaurante vasco Bilbao Berria de la Illa Diagonal de Barcelona, le hace que pruebe la menta sin abrir los ojos. “No tiene sabor, parece una hoja de lechuga, solo tiene aroma, por tanto debemos cuidarla bien y no machacarla para que impregne bien el mojito y no lo amargue”. El bartender cuenta que la hierbabuena, “también muy aromática y silvestre”, era la hierba que se utilizaba en la receta clásica.

No elegir un buen ron

El ron es básico para el mojito. Darío Morvillo, embajador de una firma emblemática en rones como es Bacardí, se queda con el blanco “un ron con notas de almendra y vainilla, sin gran gradación alcohólica, muy equilibrado para este tipo de cócteles tropicales”.

“El bartender italiano prefiere el ron blanco porque es fresco, ligero y afrutado”

El bartender italiano prefiere el ron blanco porque es fresco, ligero y afrutado pero, en cambio Javier de las Muelas elige combinar de dos tipos, dos tercios de blanco y uno de añejo.

No mezclar los ingredientes después de añadir el ron

Una vez hemos añadido el ron al combinado, debemos remover la mezcla con cucharilla suavemente. Morvillo avisa de la importancia de hacerlo antes de añadir el hielo para conseguir que el azúcar se deshaga bien y a buen ritmo.

Los ingredientes se van a mezclar mejor a temperatura ambiente que en frío. “¿Verdad que cuando preparas un café con hielo no tiras antes el hielo que el azúcar?, pues esto es igual”, apunta el experto y añade: “El frío hace que todo tarde más en mezclarse y que quede peor”.

Añadir cualquier hielo y en trozos grandes

Una vez hemos removido bien y estamos seguros que el jugo de lima, el azúcar y el ron se han fusionado, colocamos el hielo troceado, triturado o picado. “También puedes poner unos cubitos troceados sin que se apilen”, comenta De las Muelas. Si buscamos la perfección, no puede ser cualquier hielo. Javier de las Muelas recomienda comprarlo de buena calidad.

“Una vez hemos removido bien y estamos seguros que el jugo de lima, el azúcar y el ron se han fusionado, colocamos el hielo troceado, triturado o picado”

Por ejemplo, las bolsas de hielo de dos kilos que se venden en supermercados y que contienen hielo elaborado con agua descalcificada y con osmosis, “que no añade ningún tipo de componente o sabor extraño al mojito”. El hielo refresca el cóctel y nos ayudará a rebajar un poquito el contenido alcohólico.

Poner agua sin gas o bebidas refrescantes de lima

Una vez colocado el hielo, mezclamos todo de nuevo de abajo a arriba y añadimos un pequeño porcentaje de agua con gas o soda porque las burbujas “ayudan a conseguir una sensación más refrescante”, cuenta el coctelero, que nunca optaría por agua natural sin gas (“aguaría el cóctel”) ni por refrescos gaseosos de lima-limón “porque tienen un sabor que interfiere y azúcares añadidos”.

El agua carbonatada es opcional pero es recomendable “porque aporta una sensación fresca sorprendente en el paladar que le va bien al mojito”. Si quieres, lo puedes completar con un golpe de angostura. De las Muelas apunta que la soda se puede incorporar al cóctel también antes del hielo si así lo preferimos.

Convertir el vaso en el sombrero de Carmen Miranda

¿Recordáis el sombrero de baile de Carmen Miranda? Era un auténtico vergel de plátanos, flores y plumas, que resulta ideal para bailar la conga pero no como inspiración para decorar la bebida de Hemingway. Javier de las Muelas avisa que el mojito no es un copón hawaiano.

Acabamos el cóctel añadiendo más hielo, “una buena montañita para que quede bien cubierto y fresquito y se compacte la temperatura”. Después tan solo le ponemos unas hojas de menta, una rodaja de limón, y la imprescindible cañita.

No dar importancia a la cañita (y mejor si son dos)

El toque final del mojito es la cañita con la que lo sorberemos. Según Morvillo la hemos de colocar muy cerca de la menta “para que te llegue enseguida su aroma”.

El experto la utiliza siempre orgánica de papel (dentro de dos años se prohibirá el uso de las de plástico en la UE para reducir su impacto en el medio ambiente) o incluso de tipo comestible: “Las hay con sabor a piña, lima…”. De las Muelas aconseja colocar dos cañitas porque “permiten que absorbas la cantidad justa de cóctel, es el sorbo preciso para deleitarte con el mojito”.

Guardar el mojito varias horas con el hielo añadido

Si preparamos mojito para los amigos ¿podemos guardar una jarra en la nevera tres horas hasta que lleguen a casa? “Si lo preparas todo y a la hora de servirlo le añades el hielo, puedes guardarlo en la nevera, se puede oscurecer un poco la menta pero no pasa nada, pero nunca lo hagas si le has añadido el hielo”, cuenta Morvillo, que aconseja preparar y tomar el mojito al momento “para que todo esté fresquito y rico”.

mojito antes o después de comer

La hora ideal es la que vos quieras, pero en verano cuando cae el sol es el momento que la mayoría elige para disfrutar este trago, en las noches a la orilla del mar. es un trago liviano y sus miles de combinaciones hacen de este trago especial para refrescar y también ponerse a tono para una buena fiesta.

Origen del mojito

Una de las leyendas sobre su origen cuenta que la costumbre de beber mojito inició a finales del siglo XVI por el corsario Sir Francis Drake, quien preparó la primera versión del mojito con una mezcla de aguardiente de baja calidad, azúcar, limón y menta.

El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, el limón combatía el escorbuto (deficiencia de vitamina C) y la menta aportaba un sabor fresco, mientras que el azúcar hacía más fácil pasar el trago amargo. La mezcla era usada en los tiempos de la piratería para combatir males estomacales, prevenir el cólera y aliviar en algo el intenso calor de las Antillas.

Tiempo después, en la década de 1860, la producción de ron ya era más refinada, por lo que se empezó a usar un ron de mejor calidad. Éste sustituyó al aguardiente y lo que ya en Cuba se conocía como Draquecito y se rebautizó como “Mojito”. El nombre de este trago de clase mundial proviene de la españolización de “Mojo”, un término inglés que significa mezcla.

Sin duda, el mojito más famoso en Cuba lo resguarda La Bodeguita del Medio, de ahí la frase célebre del escritor Ernest Hemingway: “Mi Daiquiri en El Floridita y mi Mojito en La Bodeguita”, aunque por ahí dicen que Hemingway bebía de todo y en todos lados.

La Bodeguita del Medio abrió el 26 de abril de 1942 por iniciativas del comerciante Ángel Martínez. En este local el mojito tiene un costo de cuatro dólares, un precio inalcanzable para la mayoría de los cubanos que perciben en promedio un salario de menos de 20 dólares al mes. Por esto, desde los años 90 los extranjeros son los principales clientes de este bar situado en la calle Emperador 207 a media hora de la Catedral de La Habana.

Hace más de 70 años, Ángel Martínez compartió sus recetas con miles de turistas y por supuesto llegaron a La Bodeguita en México, que abrió sus puertas el 23 de mayo de 1998. Desde entonces, los habitantes de la ciudad de México sacian su sed de este trago cubano en este lugar.

La evolución del mojito en el siglo XIX y su comercialización

En la década de 1860, la producción de ron ya era mucho más refinada y se añejaba, lo que daba un ron de mejor calidad. Éste sustituyó al Aguardiente, y lo que ya en Cuba se conocía como Draquecito se rebautizó como «Mojito», antes aún de su popularidad por Ernest Hemingway quien lo bebía diariamente en La Bodeguita del Medio y donde primero se empezó a comercializar.

Hemingway, uno de los grandres prescritores del mojito

En los años ‘20 y ‘30, durante la Ley Seca norteamericana, muchos estadounidenses viajaban de Key West a Cuba (unos 150 kilómetros), donde podían beber a sus anchas. Entre ellos, Hemingway, quien se convirtió en un fervoroso vocero del Mojito. Incluso se dice que escribió una frase célebre en Cuba, donde recomienda en qué bar beber qué cocktail. «My mojito in La Bodeguita, my daiquiri in El Floridita”. Hoy, La Bodeguita del Medio es parada obligada de todo turista y allí cuelga el cartel con la famosa frase, escrita a mano por Hemingway. Cartel que, es cierto, muchos aseguran que es falso. A fin de cuentas, como bien dice el historiador de la coctelería David Wondrich en las páginas de Esquire: Hemingway bebía de todo y en todos lados.

hemingway mojito

Halle Berry en James Bond, un antes y un después

Su fama mediática creció esta vez de la mano de Hollywood y, cuando no, de James Bond. En Otro Día para Morir (2002), Pierce Brosnan ofrece en un hotel cubano un Mojito a la sexy Halle Berry, quien dice, con picardía: «Me podría acostumbrar a su sabor». Si bien es algo exagerado adjudicar la moda de este cóctel sólo a la película, lo cierto es que por aquellos años se dieron varios hechos en simultáneo, en especial el auge del ron (sumando al Daiquiri) y la búsqueda de cócteles suaves y aptos para todo público. Distintos elementos que confluyeron a su actual fama.

mojito halle berry james bond

5.- Algunos consejos para elaborar el mejor mojito

  1. Dos de los mejores rones para elaborar el mojito son «Matusalem Platino» o «Bacardi Silver».ç
  2. Nunca se debe machacar la hierbabuena, ya que de esa forma soltará todo el amargor y arruinará el sabor de nuestro mojito.
  3. Un mojito se debe elaborar con tiempo, cuando veas mucha cola en la barra del bar no lo pidas.
  4. Por último, no machacar la rodaja de lima, la lima debe de dar un lijero toque, no apoderarse del sabor.

Una buena opción es disfrutar de un mojito mientras los arcanos nos predicen el futuro o compartimos el horoscopo online.